jueves, 15 de abril de 2010

Madeira, la perla del Atlántico

Aunque para los españoles no es muy conocida, a 400 kms de las islas canarias se encuentra una de las perlas que desde la península podemos fácilmente visitar: las islas madeira.



Al igual que las canarias, la principal isla del archipiélago, madeira surgió de la erupción de varios volcanes, por lo que nos encontramos con una isla geológicamente bien curiosa, de montañas negras, rojas, de acantilados abruptos y sobre todo, MUY MUY MONTAÑOSA.
Miréis los mapas que miréis y veáis las fotos que veáis NUNCA se puede uno a llegar a imaginar lo que le espera a su llegada. Sólo hay una superficie plana en toda la isla, la meseta de Paul da Serra, a 1500 mtos de altitud. Esta meseta está custodiada por varios picos que superan los 1800 metros también en el centro de la isla, y desde aquí la isla cae hacia los lados en unas pendientes que quitan el hipo. Como ejemplo, funchal, la capital, se extiende en unas laderas que van desde los casi 500 metros de altura hasta el nivel del mar en muy poca distancia. Las cuestas son de auténtico vértigo.


Para llegar a Madeira existen dos opciones: En avión y en barco. Los aviones, aunque hay escalas desde las principales ciudades españolas, una opción muy barata es salir desde Lisboa. En barco, la naviera Armas tiene un ferry que saliendo desde Portimão, portugal, llega en unas 21 horas a la capital de la Isla, y continúa su camino hasta las islas canarias. No es barato, sobre unos 420-450 euros ida y vuelta para dos personas y moto, pero es la única opción si queremos llevar nuestro vehículo.



Aunque no puede decirse que no es turística, su geografía, clima variable y el hecho de que no haya mas de UN PAR de playas naturales (como las entendemos aquí)  hace que el perfíl turístico de esta isla no se parezca mucho a la del resto de islas de la zona. Lo de las playas es bien sencillo: como ya os he dicho madeira es un PURO ACANTILADO, y no se han formado muchas playas naturales. La mayoría que se encuentran son pequeñas, de piedra o artificiales. Los habitantes han creado un sistema de balnearios y piscinas con agua de mar, donde normalmente se bañan los autóctonos. Mucho del turismo que va a la isla son aficionados al senderismo y a la montaña, poco al turismo de playa. Para mí fue una sorpresa, pero tanto mi bolsillo como yo mismo agradecimos ésto.

Posee un clima "tropical", y su elevada altura provoca con la elevada humedad mucha nubosidad, que suele curiosamente formarse hacia mediodía y va disminuyendo a medida que avanza la tarde. Es importante tenerlo en cuenta a la hora de visitar el centro de la isla, ya que si subimos a ver los miradores en las zonas altas a mediodía no veremos más que nubes, debemos madrugar o bien verlos a última hora de la tarde.

Aunque las carreteras se encuentran en muy buen estado son en general estrechas, muchas de ellas rodeadas de acantilados y con fuertes pendientes de subida y bajada. Si a esto le añadimos que podemos encontrar regueros de agua en cualquier lugar de la isla, hojas y barro provocado por los riachuelos que surgen espontáneamente, las carreteras son PELIGROSAS para viajar en moto. Aunque se ven algunas motos de gran cilindrada (no creo que los ciclomotores tengan fuerza para tamañas pendientes) los nativos están habituados a conducir en la isla y hacen cosas que yo no me atrevería ni a soñar... Así que cuidado!!!

Si viajáis en septiembre encontraréis muchos pueblos en fiestas locales, se celebra la fiesta del vino, después de la recogida de la uva, y se puede probar el vino elaborado artesanalmente.

1.Funchal

Iniciamos el viaje: Funchal, la ciudad más grande la isla, con unos 110.000 hab se encuentra en el Sur de la Isla, que posee un clima algo más suave que el norte sobretodo por los fuertes aires que soplan en esa parte. La imponente cordillera que cruza el centro de la isla hace que haya estas importantes diferencias climáticas. Opté por tomar como base de operaciones la capital, y de aquí desplazarme a las otras poblaciones, ya que es en esta zona donde más fácil y barato se encuentran habitaciones y apartamentos para alquilar. Aunque yo viajé en septiembre y supongo que eso cambia mucho las cosas, me sorprendió lo asequibles que son algunas cosas en esta isla, más barato que por ejemplo las islas canarias.

La zona antigua de funchal es bastante bonita, así como el antiguo puerto. La zona antigua tiene bonitas casas y calles empedradas, con muchos árboles y flores. También se concentran casi todos los museos de la isla. Realmente no me quiero extender mucho ya que tiene cosas que ver, si pernoctáis cerca o en el mismo funchal tomaos tiempo para descubrir la ciudad.

Es interesante hacer una visita al mercado dos lavradores, que aunque es ya un mercado orientado exclusivamente a los turistas, se pueden ver los pescados (algunos como la Espada, bastantes feos) y frutas tropicales que se cultivan en la isla.

mercado dos lavradores

Funchal, casco antiguo



El centro se encuenta al lado del puerto, aunque no es espectacular tiene algunos muelles antiguos que son bonitos, y conserva algunas construcciones en su interior muy antiguas.

Podemos también hacer una excursión al mirado de pico os barcelos, hay salidas desde la autovía (la 101) a la altura de São Martinho para acceder. La panorámica de gran parte de la ciudad de Funchal es impresionante.



parque botánico

Aunque no creo que sea el mejor parque botánico que haya visitado ya que uno se queda con la sensación que dicho clima casi tropical da para más, no es cara la visita, y pueden verse unos loros y papagayos muy simpáticos.




Además desde aquí podemos coger el teleférico que nos lleva hasta Montes, uno de los pueblos-barrio más curiosos de funchal. El funicular pica un poco, unos 12 euros ida y vuelta, pero la verdad es que sobrevuela una garganta que quita el hipo... Por cierto, también se puede subir a montes en teleférico desde el centro histórico de funchal, cerca del puerto. Es un poco más caro, 15 euros ida y vuelta.

Montes

En montes, aparte de algunos parques botánicos privados como el de oriente (10e) y parques para pasear se encuentra una de las cosas más curiosas de la isla. De montes de vuelta a funchal puedes bajar en unos carros de mimbre guiados (y frenados) por dos hombres, en una bajada de 2km de vértigo donde alcanzas los 50 km/h, que además compartes con el tráfico de vehículos que no se corta.  Vale creo que 10 euros por persona. También se puede subir en vehículo privado, claro.


Funchal se comunica con toda la costa por una autovía, la 101, que es una brutal obra de ingeniería de puentes y túneles para salvar los desniveles, sobretodo en la parte sur, la más poblada. Posee condiciones de autovia de primer nivel desde Machico, al Este, pasado el aeropuerto (otra obra de ingenieria de locura, ya que casi está construido sobre el mar) hasta Rib. Brava, al Oeste de la isla. El resto de tramos, almenos los que yo he conducido, es una carretera en muy buenas condiciones pero algunos tramos muy revirados.

Después hay un par de vias que hacen el eje Norte-Sur, la 104 posiblemente sea la principal. El resto, son carreteras en general en buen estado, pero de auténtica locura, tanto por las curvas como por los lugares por las que transcurren.


panorámica de funchal, fiesta del vino en septiembre



2.Caniço - Machico - Península de Sao Lourenço

Saliendo de Funchal hacia el Este, pasamos por las localidades de Caniço, un centro turístico también importante, con una playa de piedras muy concurrida y con un bonito paseo marítimo, Machico, también con un bonito casco antiguo, bonito paseo marítimo también con playa de piedras y divido el pueblo en dos partes por una desembocadura. En estos pueblos se pueden comer muy buenos platos de pescado típico a precios muy correctos. Siguiendo hacia el noroeste llegamos al pequeño pueblo de Caniçal, puerta de entrada de la península. Seguimos la carretera 109 hasta el final y llegamos al mirador del Cabo de Sao Lourenço, con unas espectaculares vistas y acantilados de bellos colores.

machico, forte nosa sr. amparo

aeroporto do funchal, y Santa Cruz, praia das palmeiras


Una cosa curiosa son la cantidad de lagartos que veremos tomando el sol sobre las rocas. Aquí se encuentra una de las pocas playas de arena de la isla, con chiringuito incluido. El regreso a Funchal puede hacerse por la Autovía o buscar la antigua carretera que bordea la costa y comunica todos los pequeños pueblos hasta funchal, aunque creo que debido a que hay zonas convertidas en portuarias la carretera se corta entre Gaula y Caniço, pero si tenéis el valor necesario (el que haya estado sabrá por qué) os lo recomiendo.

península de São Lourenço




3.Paul da Serra-Rabaçal-Las 25 fontes

Saliendo de funchal dirección Oeste por la Autovía hasta Ribeira Brava, tomamos la carretera 104 hacia en interior de la Isla hasta Serra da Agua. Para subir al pico debemos desviarnos, ya que si seguimos por ésta carretera después de pasar varios túneles llegamos a la parte norte de la isla. Subimos el puerto de la Mammoiada, tomamos la ER110 y llegamos a la meseta de Paul de Serra.

Meseta de Paul da Serra




seguimos el camino hacia rabaçal, donde se encuentran las levadas do rabaçal y las 25 fontes. Las 25 fontes son unas bonitas cascadas que se encuentran a lo largo del valle, pero lo más espectacular es cómo llegar a ellas: después de casi 3 km (de ida)de caminata siguiendo una levada, o sea, un camino hecho en la ladera de la montaña para transportar el agua desde allí hasta rabaçal. Aunque es un camino duro de verdad, merece la pena hacerlo. Para llegar a este camino hay que andar antes otros dos kilómetros más por carretera desde el parking, aunque podemos hacerlo en unos minibuses habilitados para subir y bajar a la gente al punto de partida, 3 euros por persona cada trayecto. Yo bajé andando, pero subí en el minibus. Estaba realmente reventado. Para ésto, merece la pena reservarse un día entero. Después de estos 8-9 caminando, no te quedan muchas más ganas de hacer turismo...



Rabaçal, levada do Rabaçal y las 25 fontes






4.São Vicente-Porto Moniz

Llegamos desde Funchal via autovía de nuevo hasta Ribeeria Brava, y cruzamos por la 104 hasta la costa norte de la Isla, pasando por los túneles para ir rápido, llegando a la localidad de São Vicente. Sao vicente es una pequeña pero bonita localidad conocida principalmente por la Grutta de Sao vicente, creada por el efecto volcánico. La entrada son 8 euros por persona, hay visita a la gruta y al final un pequeño museo que explica la creación volcánica de las islas.

São Vicente, casco antiguo y Gruta




Seguimos la ruta por la costa por la 101 dirección oeste hacia seixal. Aunque se encuentran muchas cortadas, hay algunas pequeñas salidas antes y después de los túneles donde podemos parar y ver los espectaculares acantilados de esta zona. Podemos hacer parada en Seixal. Continuamos por la misma carretera hasta

Porto Moniz, pequeño pueblo conocido por el complejo de piscinas de agua salada con el mismo nombre. La entrada cuesta 1 euro y merece la pena entrar aunque no vayamos a bañarnos. en este pueblo también hay un acuario al que no entré. Aunque podemos hacer la vuelta por la misma ruta, os recomiendo si tenéis tiempo volver a funchal por la 110, salimos de Porto Moniz hacia Maria Maddalena, carretera con espectaculares vistas, curvas y pendientes, y vamos hacia el interior de la isla pasando por rabaçal, la meseta de Paul da Serra, el puerto de Mammoiada y de nuevo cojemos la 104 para bajar hasta Rib. Brava y hacia funchal.


Porto Moniz, piscinas de porto moniz y alrededores




Casas típicas de Madeira




5.Curral das Freiras.

El Curral das Freiras es un pequeño pueblo que se encuentra en el fondo del cráter de un volcán, hacia el interior de la isla y a unos kilómetros de funchal. Dice la historia que a este lugar se desplazaban un grupo de monjas (freiras) cuando llegaban los feroces piratas para protegerse de sus ataques. Cuando se observa el Curral das Freiras desde el Pico Eira do Serrado uno se pregunta si realmente eso era posible.

El inicio de estaruta lo encontramos entre las poblaciones de Sao Martinho (funchal) y cámara de Lobos. La autovía 101 tiene la salida señalizada. Para llegar al Curral la carretera es espectacular, se encuentra en buen estado (excepto la bajada al pueblo que es bastante peligrosa) Yo bajé primero al pueblo (aunque no es imprescindible) y luego subí al mirador de Eira do Serrado, y está bien porque te resulta sorprendente observar desde el cielo donde se encuentra dicho pueblo y cómo es posible que a alguien se le ocurriese llegar hasta allí, dudo que los piratas tuviesen interés en hacerlo. Por su situación se encuentra bastante aislado del resto de la isla, y es fascinante ver a los abueletes pasear por las impresionantes rampas del pueblo ataviados con el sombrero y las ropas típicas de la zona. Si tenéis tiempo desde el pueblo discurre una carretera sin salida que serpentea por el valle, donde hay algún pueblo más.

Curral das freiras visto desde el Eira do Serrado



6.Pico do areeiro.

A este pico se accede desde una carretera que sale de monte (hay salida en la autovia) en la parte alta de funchal y cruza el parque ecológico de Funchal, carretera que discurre rodeada de bosques de eucaliptos y bosques de Laurel, prácticamente extinguidos en el planeta. El pico tiene 1818 metros, y para poder ver el majestuoso espectáculo lo mejor es ir a primera hora, ya que a partir del mediodía se tapa de nubes y no se ve absolutamente nada. Hay un mirador con bar y tienda de suvenires en la cima, y allí se inicia una espectacular ruta de senderismo de 7 km para llegar a algunos de los picos cercanos al areeiro.






7.Camara de Lobos, estreito do cámara, Cabo Girão

Muy cerquita de Funchal (pertenece al área metropolitana) se encuentra el pueblo de Cámara de Lobos, bonito pueblo con un puerto pesquero bien curioso. A dicho pueblo podemos llegar por la Autovía (tiene varias salidas dependiendo de si queremos ir al pueblo o a cabo Girão, pasado el pueblo) dirección Rib. Brava o por la carretera de la costa, al poco de salir de Funchal por Sao Martinho, encontramos una de las pocas playas naturales de las que os he hablado.


Muy cerca se encuentra, y en lo alto de uno de los acantilados, el pueblo dependiente de Cámara de Lobos llamado Estreito de cámara, un pueblo que no tiene nada de espectacular excepto (Si vais por autovía tiene salida propia) por la carretera que sube desde el pueblo de Cámara hasta lo alto del pueblo. Miles de curvas y unas subidas endiabladas. No os penseis que el pueblito se encuentra lejos, no, es que en doscientos metros desde la costa salvamos los seguramente casi quinientos metros de altura a la que se encuentra Estreito de Cámara. Carretera muy peligrosa para una moto, pero espectacular para entender lo que supone vivir en una isla como esa con tamaños desniveles. En este pueblo de Estreito se celebra en septiembre la fiesta del vino, donde se pueden probar los vinos elaborados en la zona, además de comerse un frango a la parrilla y un bolo do caco a precios muy buenos.

Vistas de la ladera y zona marítima de Cámara do Lobos, mercado de Estreito do Cámara abierto de noche en las fiestas del vino



Cabo Girão

Pasado cámara y Estreito de Cámara encontramos el Cabo Girão, dicen que el segundo acantilado costero de mayor altura en todo el mundo: aunque son "sólo" 563 metros de altura al mar acercarse mucho al borde del mirador da cierto respeto...





En muchos lugares de comer, sobretodo en los restaurantes (de precios moderados), el precio del plato incluye un acompañamiento aparte, compuesto normalmente de verduras o patatas hervidas, así que en algunos lugares aunque el plato parece caro, incluye más comida de la que vemos. Es fácil en estos lugares pedir más comida de la que podremos comernos...
Normalmente el pan y las cosas que nos pongan para picar se cobran aparte, así que si no las queréis retiradlas y no os las cobrarán.

De beber: todos los vinos y licores.
De comer: pollo grelhado, espada con plátano y salsa de maracuyá, bacalhau, espetadas de carne.
Frutas tropicales, plátano.




No hay comentarios: